Concluye la visita de Dilma Rousseff

En su último día de visita de Estado en México, Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, aprovechó para enarbolar el estatus de hermandad que existe entre México y Brasil. En su discurso, sólo una vez dirigió sus palabras a los escándalos que sacuden a su país: “La sociedad no puede convivir con la corrupción y la impunidad”.

La visita de Rousseff es la primera de Estado desde que asumió la presidencia en 2011. En ella se lograron cerrar algunos acuerdos bilaterales, que junto con la cordialidad con que se vivió el acontecimiento, han logrado demostrar la capacidad de hermanamiento entre las dos economías más importantes de América Latina, con un 62% del PIB.

“Combatir la desigualdad, ampliar la educación de calidad, mejorar la red de salud pública, fundamentar la economía en la innovación y, sobre todo, crear una sociedad que respete los derechos humanos, la democracia y los principios éticos”, son algunos de los retos que Rousseff afirma, tienen México y Brasil en común, y que se deben afrontar conjuntamente.

Refiriéndose a la recesión económica que sufre Brasil, Rousseff dijo: “La cooperación es necesaria en tiempos de crisis. Nuestras economías son las más dinámicas de América Latina y han de ser complementarias, no competidoras. El presidente de México y yo hemos acordado intensificarlas, ese es nuestro objetivo”, señaló.

Para finalizar la visita, Rousseff fue invitada al Museo Nacional de Antropología, para luego despedirse del territorio mexicano.

 

Con información e imágenes de ABC Noticias.

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notify of