¿Por qué olvidamos los nombres?

El cerebro es capaz de recordar rostros con la misma facilidad en que olvida los nombres de los mismos.

Este es llamado el “efecto panadero”, efecto que explica cómo el cerebro está adecuado para recordar información vinculante, es decir, que en vez de recordar el nombre, tu cerebro se fijará en aspectos físicos con los que puedas asociar a la persona más fácilmente.

El cerebro realiza una conexión de acuerdo a lo “ya conocido”, pues los nombres son algo arbitrario.

En lugar de escuchar y ver a la otra persona, el cerebro está concentrado en su propia rutina, como en lo que va a responder o preguntar después.

En síntesis, podría decirse que al cerebro no le importa recordar el nombre.

 

Con información e imágenes de ABC Noticias

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notify of