Rusia niega vínculos con escándalo de corrupción en la FIFA

Ante el riesgo de quedarse sin el Mundial de futbol de 2018, Rusia negó hoy miércoles cualquier vínculo con los escándalos de corrupción de la FIFA, cuyo presidente, Joseph Blatter, mantiene una estrecha relación con el líder ruso, Vladimir Putin.

“Todos esos comentarios de que Rusia puede perder el estatus de organizador del Campeonato Mundial en 2018 no tienen ninguna base. Por definición, eso no ocurrirá nunca”, dijo Ígor Ananskij, jefe del comité de Deportes de la Duma o cámara de diputados de Rusia.

El diputado subrayó que el último escándalo de la FIFA “en ningún caso, afecta directamente a Rusia”, cuyo Gobierno ya ha construido varios estadios para acoger por vez primera la Copa Mundial.

Además del escándalo desatado por la detención hoy en Zúrich de siete altos responsables de la FIFA, las autoridades suizas han iniciado un caso penal por sospechas de gestión desleal y de lavado de dinero en relación con la elección de Rusia 2018 y Catar 2022.

“De momento no puedo decir nada”, dijo Vitali Mutkó, ministro de Deportes de Rusia, miembro del comité ejecutivo de la FIFA y que ayer apoyó a Blatter con vistas a las elecciones a la presidencia de ese organismo que se celebrarán el próximo viernes.

Tanto Mutkó como el jefe del comité organizador de Rusia 2018, Alexéi Sorokin, se encuentran en el hotel de Zúrich en el que fueron detenidos los funcionarios de la FIFA, pero negaron que hayan sido citados a declarar.

“Si nos interrogan, qué podemos hacer. Ellos (los policías) se encuentran en el hotel. La situación es desagradable. Por el momento, la policía suiza no se ha dirigido a mí. No sé qué ocurrirá más tarde”, dijo.

Pero no descartó que, como informaron los medios, sean llamados a declarar todos los miembros del comité ejecutivo de la FIFA.

“Si se produce tal invitación, con placer la aceptaré. No tenemos nada que ocultar, ¿para qué esconderse?”, dijo.

La elección de Rusia y Catar, que tuvo lugar en diciembre de 2010 en Zúrich, estuvo rodeada desde el primer momento de la polémica por sospechas de irregularidades cometidas durante la atribución de las Copas del Mundo.

No obstante, Rusia dio por cerrada esta controversia después de que la Comisión de Ética de la FIFA declarara recientemente que no se produjo “ninguna violación o incumplimiento de las normas y reglamentos correspondientes” en los procesos de elección.

“Durante toda la campaña electoral, Rusia se comportó de manera honesta, en el marco de los principios y los reglamentos de la FIFA, y recibió merecidamente el Mundial”, dijo entonces Mutkó.

Mientras, el jefe del Comité Nacional Anticorrupción de Rusia, Kiril Kabánov, opinó que el escándalo sí puede ser utilizado contra el Mundial, que debería celebrarse dentro de tres años por vez primera en Europa del Este.

“Si se consigue sacar adelante jurídicamente esta historia de soborno de funcionarios y entonces declarar que el procedimiento fue ilegal, podría jugarse esa baza”, comentó.

Al respecto, la FIFA dijo hoy que Rusia y Catar se mantienen, por el momento, como sedes mundialistas, a pesar de que la propia organización pidió al Ministerio Público de Suiza que investigue la atribución de esos torneos por sospechas de corrupción.

En relación con la detención de los altos cargos de la FIFA, Mutkó subrayó que los arrestados no tuvieron ninguna relación ni tomaron parte en la campaña para elegir la sede del Mundial.

“Yo no dispongo de toda la información, pero a juzgar por la lista de los detenidos no tienen relación con el campeonato del mundo de 2018 ni tampoco con la elección de Catar”, comentó.

Mutkó aseguró la víspera que, “comparando la FIFA con otras federaciones internacionales, se puede decir que es la más transparente y abierta”, e insistió en que “a día de hoy no hay alternativa a Blatter”.

“Todo esto ha sido muy inesperado y desagradable… Por ahora solo son acusaciones que todavía hay que demostrar. Está claro que esto se ha hecho de cara a las elecciones, por desgracia”, afirmó hoy.

Con todo, negó que las elecciones del viernes puedan ser canceladas, ya que eso sólo puede hacerlo el comité ejecutivo y no descartó que Blatter, de 79 años, salga reelegido.

Blatter, quien ha sido recibido varias veces por Putin, ha defendido en los últimos años a capa y espada el Mundial de 2018 y recomendó a los políticos occidentales que querían boicotear el campeonato que “se queden en casa”.

“Su comité organizador y usted personalmente merecen todos cinco estrellas. En Brasil, Sudáfrica, Corea del Sur y Japón, incluso en Alemania hubo problemas. Aquí todo va fantástico, así que problemas, ninguno”, comentó Blatter al reunirse con Putin en el puerto de Sochi.

Aunque Putin insiste en que “el deporte está al margen de la política”, la guerra en Ucrania aumentó los llamados a retirar a Rusia el Mundial, evento crucial en los planes del Kremlin de convertir a este país en una de las cinco principales potencias económicas del planeta para finales de esta década.

 

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notify of