Cacería

No se fijó que estaba en un zoológico… ¡y mató a 2 alces!

Están los descuidados, y él.

El director ejecutivo del Polar Park Arctic Wildlife Center (Centro de vida silvestre del Parque polar ártico), en el norte de Noruega, anunció que el pasado 7 de octubre, un cazador mató a dos alces del zoológico al disparar a través de una valla del área natural.

Resulta que el hombre no sabía que estaba cerca de un zoológico. Ups. Así, ignorando dónde se encontraba, se acercó a los animales acompañado de perros perfectamente entrenados y uno de ellos entró al parque por debajo de la valla, instántes después, el cazados soltó un disparo.

La bala atravesó un alce y terminó en el estómago de otro. El primero murió al momento, al segundo tuvieron que sacrificarlo.

“No podemos explicar qué pasó, pero probablemente el cazador debe haber estado tan ansioso que no pensó. Me sorprendí. Me quedé un rato con la boca abierta. Esto nunca había ocurrido… y no creo que vaya a suceder nunca más. Es algo inimitable”, dijo el director, Heinz Strathmann.

Aunque las autoridades prefirieron no dar a conocer el nombre del cazador, dijeron que está siendo interrogado para comprobar si cumple con las regulaciones de la cacería; mayor de 16 años y experto en el manejo de armas de fuego. Además, debió haberse sometido a una competencia antes de cazar por primera vez.

El zoológico no presentará cargos contra el varón, pero pidió que le regresen a dos alces. El castigo por parte de las autorides será de una multa.

“Tenemos que comprar dos nuevos alces, el costo del veterinario, la autopsia, el transporte y la destrucción. Un alce cuesta alrededor de 3,500 dólares (56 mil pesos pesos)”, finalizó Strathmann.

 

 

Con información de imágenes de SDP Noticias.

Cazador alemán mata a uno de los elefantes más grandes de Zimbabue

Un cazador alemán ha abatido en Zimbabue a uno de los elefantes más grandes que se han conocido nunca, lo que ha reavivado la polémica sobre la caza mayor suscitada en este país por la muerte del famoso león Cecil este verano a manos de un dentista estadounidense.

“Los colmillos del elefante eran tan grandes, con un peso de 122 libras (55 kilogramos), que le arrastraban por el suelo cuando caminaba”, dijo un miembro del Grupo de Trabajo de Conservación de Zimbabue, Johnny Rodrigues.

Los expertos consideran que los colmillos del elefante, abatido el pasado 8 de octubre en una cacería legal, son de los de mayor tamaño nunca vistos en la región.

El elefante, de entre 40 y 60 años, fue abatido cerca del Parque Nacional Gonarezhou de Zimbabue durante una “cacería legal”, en la que participó un alemán que estaba de safari, informaron los conservacionistas de la reserva, en el sureste del país y muy próximo a Sudáfrica.

El elefante murió en el coto de caza Malapati, en Zimbabue, lo que significa que estaba fuera del parque nacional y, por tanto, su caza era legal, aseguró Rodrigues.

“No sabemos si el elefante vivía en el Parque Nacional Kruger (Sudáfrica) o en Zimbabue, pero podemos asegurar que el animal estaba en la zona de safari cuando fue abatido”, aseguró el conservacionista.

En el caso del león Cecil, cazado a las afueras del Parque Nacional de Hwange, en el noreste de Zimbabue, el animal “fue atraído fuera del parque para ser cazado”.

“Ahora, no hay ninguna evidencia de que haya sucedido lo mismo con el elefante”, aclaró Rodrigues.

La muerte del león Cecil abrió el debate sobre la caza legal que se practica en numerosos países africanos.

El león, de 13 años de edad, fue atraído con una presa amarrada a un vehículo como cebo para abatirlo fuera del parque, de modo que técnicamente ya no era ilegal cazarlo.

Tras la caza del famoso león, el Gobierno de Zimbabue prohibió la caza mayor, a excepción de algunos cotos como la zona sur del Parque Natural Hwange.

En las últimas tres semanas, 40 elefantes han sido intoxicados con cianuro en los alrededores del Parque Nacional de Hwange y el lago Kariba.

 

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.