Crueldad Animal

Zoológicos: ¿Crueldad animal hecha entretenimiento?

Nunca antes tantas tragedias en zoológicos habían sucedido tan seguido ni habían sido tan cruentas como para indignar a miles de internautas en redes sociales. A comienzos de año, se conocieron las terribles consecuencias de la inundación que acabó con la vida de 8 leones y 7 tigres (entre otros animales) del zoológico en Tibilisi, Georgia. Posteriormente, una elefante agonizó encadenada y entre lágrimas por falta de atención médica en Indonesia.

Pero estos dos terribles casos no paralizaron al mundo como el sacrificio de los dos leones por causa de un suicida en el Zoológico Metropolitano de Chile y el sacrificio del gorila Harambe en Cincinnati, Estados Unidos. ¿Qué está pasando? ¿Por qué hay tantos animales que son víctimas de la negligencia administrativa de los zoológicos? Y en última medida, ¿deberían cerrarlos?

Desde siempre han existido los jardines zoológicos. Los egipcios y romanos los tuvieron. También los Borbones franceses. En el siglo XIX se instauró el término y el modelo de establecimiento como tal.

Eso fue en Londres, en 1828. Y a medida que pasó el tiempo, con la conciencia creciente sobre la crueldad animal, se comenzaron a exigir regulaciones para procurar el bienestar de los ocupantes de los zoológicos. De las jaulas se pasó a recreaciones de hábitats donde se procura mayor comodidad.

Y así como cada país tiene sus reglamentaciones ante estos establecimientos, a nivel global el Convenio sobre la Diversidad Biológica los ha establecido como instituciones que promulgan la conservación de especies en extinción, como los pandas, por ejemplo.

Asimismo, otros lugares se han erigido como centros educacionales, que en consonancia con institutos educativos, han procurado dar impulso al desarrollo de ciencias como la Biología, entre otras.

Pero quizás estos argumentos no son suficientes para quienes abogan por la erradicación definitiva de los zoológicos, sobre todo a la hora de hablar de conservación. Porque eso no contrarresta la crueldad, como se vio en “SeaWorld”, que cerró sus puertas ante la presión popular. Sobre todo, cuando se esclareció lo que hacían con los animales marinos en el documental “Blackfish”.

De igual modo, hay otros argumentos al respecto: la ONG “Born Free”, por ejemplo, hizo una revisión de 45 especies de carnívoros y se encontró que los animales capturados en la naturaleza tenían más probabilidades de sobrevivir que aquellos nacidos en cautiverio.

También sostienen que los animales criados libres tienen mejor resistencia a las enfermedades que los criados en zoológicos. Antes, aseguran, esto representa un peligro para los animales silvestres: un animal en cautiverio podría transmitir enfermedades a los de su misma especie cuando es liberado.

“Muchos de los casos exitosos de conservación se han hecho en centros especializados no abiertos al público”, añaden. Y en eso coincide Alice Woempener, gerente de PETA Latino: “Deben existir santuarios de vida silvestre, no zoológicos. Los animales no son atracciones humanas”.

“Mantener animales en jaulas no hace nada para fomentar su respeto. Este modelo de encarcelar animales para entretenimiento no está bien y no hace nada para proteger a animales en extinción, de hecho Harambe era de una especie en peligro crítico, lo que lo hace más trágico. Proteger animales no es encarcelarlos.

“Es mejor usar el dinero de los zoológicos en fundaciones y organizaciones que respeten la vida silvestre. La culpa de la tragedia de Harambe nace desde su cautiverio”, agrega Alice Woempener.

Con información e imágenes de Publimetro

El Encantador de Perros es investigado por crueldad animal

César Millán, el famoso Encantador de Perros, es investigado por la Policía luego de que se le acusa de crueldad hacia los animales. Esto podría representar una crisis de marca para el conductor de “Dog Whisperer”. Tiene que aclarar qué pasó con un cerdo que usó para entrenar a un perro.

De acuerdo con un reporte de la NBC Southern California, César Millán, conocido como el Encantador de Perros, por su programa de televisión “Dog Whisperer” de National Geographic, ha sido acusado de crueldad hacia los animales.

La investigación se debe a un incidente ocurrido durante la grabación del episodio “Cesar 911” donde utilizó cerdos vivos para entrenar a los perros y uno de los canes mordió la oreja de un cerdo.

Oficiales de la Policía y elementos del departamento de Control Animal de Los Angeles visitaron el centro de Psicología para Perros de César Millán, en Santa Clarita, California, pero la celebridad, nacida en Culiacán, Sinaloa, se encontraba fuera por motivos de trabajo.

Se le dejó un citatorio a Millán para que aclaré qué pasó con el cerdo después de la grabación episodio.

Millán se ha convertido en una de las marcas más famosas en el mercado de productos y servicios relacionados con mascotas. Ha escrito libros que han sido best-sellers del New York Times y ofrece conferencias en distintos países del mundo sobre el método que él mismo inventó para adiestrar perros.

Con información e imágenes de Merca 2.0

Denuncian maltrato animal durante ritual en Yucatán

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) denunció un ritual que se lleva a cabo en una comunidad de Yucatán, en la que se maltrata a animales domésticos.

La fiscalía consideró que en la comunidad de Citilcum, municipio de Izamal, se realizan “actos de crueldad animal” cuando se lleva a cabo el ritual conocido como “Kots Kaal Pato”, una práctica transmitida de padres a hijos pero cuyo origen desconocen hasta los ancianos del lugar.

Según explicó la procuraduría en una nota de prensa, de acuerdo con las versiones de los denunciantes se trata de un “ritual sangriento en el que se utilizan diversos  ejemplares domésticos, principalmente patos, los cuales son amarrados de las extremidades a una estructura, generalmente hecha de madera,  y donde un concursante debe arrancar con sus manos la cabeza del ejemplar vivo”.

La entidad reconoció que los actos de maltrato animal no son de su competencia pero, aun así, consideró necesario interponer una denuncia ante los órganos competentes porque esa conducta “es contraria a la ley para la protección de la Fauna” de Yucatán.

La polémica por el “Kots Kaal Pato” surgió tras un reportaje difundido por internet en el que se muestra el ritual y se observa a diversos animales introducidos en piñatas que luego son rotas a palos.

También se ve a un pato atado cabeza abajo y jóvenes que saltan hasta agarrarle la cabeza y desgarrársela del cuerpo. El que lo hace, gana el pato y se lo puede llevar a su casa.

El reportaje motivó al Movimiento Animalista Ciudadano de Yucatán a denunciar la práctica que, en su opinión, “carece de lógica, antecedentes y contexto religioso o cultural que lo justifique” y  donde “se fomentan comportamientos violentos, salvajes y sanguinarios”.

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.