Escasez

Padres de niños con cáncer bloquean accesos al AICM.

Ante la escasez de medicamentos deciden protestar.

Padres, familiares y menores participaron en este bloqueo usando trafitambos para impedir el acceso vehicular a la Avenida Capitán Carlos León que llega a la terminal del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Los padres ya se habían manifestado previamente en el Hospital Infantil Federico Gómez para protestar por el desabasto de medicamentos y tratamientos contra el cáncer que sus hijos padecen.

Israel Rivas, padre de uno de los menores, indicó durante una conferencia de prensa que además de la falta de Vincristina y Temozolamida, les acaban de notificar la escasez de Metotrexato, por lo que ya no se trasladarán a la Secretaría de Salud y su movilización será al aeropuerto.

“A grandes males, grandes remedios, si el gobierno quiere que luchemos de esta manera por nuestros hijos, lo vamos a hacer, somos capaces de dar la vida por nuestros hijos. No tenemos nada que perder, a lo que le tenemos miedo es al cáncer”, comentó Rivas.

Expresó que en caso de que no llegue el presidente, o no haga un pronunciamiento concreto y los medicamentos no les son entregados en menos de 24 horas, se verán en la necesidad de acostarse en las pistas de aterrizaje.

Con información de Excélsior.
Redacción. Brandon Morales.

Los nuevos “empleos” tras la escasez de productos básicos en Venezuela

La escasez de alimentos, medicinas o productos para el aseo personal y del hogar que padece Venezuela desde hace unos años ha generado nuevos “empleos” en el país, que se nutren de la crisis para especular con ella.

Son los conocidos como “bachaqueros” (en alusión a los bachacos, unas hormigas “culonas” típicas de la región) que compran productos al “precio justo” subvencionado establecido por el Gobierno, para revenderlos mucho más caros en el mercado ilegal.

Según un estudio de la encuestadora privada Datanálisis, el 60 por ciento de los ciudadanos que hacen desde la madrugada largas colas en las afueras de los mercados se dedican a la reventa de productos regulados, una actividad que se penaliza con multas y hasta tres años de prisión.

“Bachaquear es ilegal pero también debe serlo tener al pueblo pasando hambre”, dijo a Efe María Pérez (nombre ficticio a petición propia), quien desde hace un año distribuye productos de primera necesidad a las oficinas en las que trabaja como empleada de servicio.

Ella asegura que su actividad, con la que triplica los ingresos de su labor formal, no perjudica a nadie. “Al contrario, (los compradores) comen porque les traigo leche, azúcar… ellos no pueden escaparse para hacer cola”, afirma.

Casi como un ritual, los lunes y sábados acude en la madrugada a adquirir su mercancía; esos días pueden comprar quienes, como ella, tienen cédulas de identidad terminadas en cero, según la regulación implementada por el Estado para acabar con “el contrabando y el acaparamiento” a los que achaca la escasez.

Algunos hacen filas sin saber qué podrán comprar pero María va informada por empleados de los centros de distribución. “Me escriben si va a llegar harina, champú, detergente (…) no cobran por el dato pero les tienes que dejar algo (dinero o productos) para que sigan soplando (informando)” explicó.

Los contactos no pueden hacer más que informar, por lo que la cola en la que a veces pasan “hasta seis horas” solo sirve para adquirir dos productos por rubro. “No venden más de dos margarinas, por ejemplo, porque lo tienen prohibido, los pueden botar”, detalló María.

Para burlar las regulaciones, que incluyen además máquinas lectoras de huellas dactilares que identifican al usuario y evitan que compre el mismo rubro dos veces a la semana, algunos falsifican documentos de identidad.

“Los que tienen varias cédulas pueden comprar varios días, yo no”, dijo María, quien no sustituiría su trabajo con este oficio pues eso sería, señaló, “pan para hoy y hambre para mañana”. “Cada día es más difícil conseguir las cosas, no sé cómo van a hacer los que dejaron sus trabajos por esto”, advirtió.

Otras labores han surgido con la escasez: unos venden lugares en las colas a cambio de dinero o productos que no puedan adquirir porque “no les toca” y otros cobran por cuidar las bolsas de otras compras mientras los “bachaqueros” ingresan a abastecerse.

“Cobran 50 bolívares (0,25 dólares a la tasa oficial de cambio más alta) por bolsa”, relata María, quien lamenta haber pagado hasta 400 bolívares (o 2 dólares) para que le cuiden la mercancía mientras hacía fila en vano: “cuando llegué (a la caja) se había acabado todo”.

Podría haber llegado antes recurriendo a un método que “como madre jamás aceptaría”, asegura. Sus vecinas alquilan a sus bebés a quienes deseen hacer la cola “preferencial” que por ser para ancianos, discapacitados y mujeres embarazadas o con bebés, es más corta.

Las cosas que adquiere las vende “enseguida”: pañales desechables, toallas sanitarias, leche y harina son los productos con más demanda. “Puedes vivir sin azúcar, pero cómo le dices a tu chamo (niño) que no hay pañales o leche para el tetero (biberón)”, cuestionó.

Desesperados, algunos recurren a “bachaqueros a domicilio” como María, a “bachaqueros” que venden en improvisados negocios ambulantes expuestos a una intervención y el decomiso de la mercancía por parte de las autoridades, e incluso a “bachaqueros 2.0”, como denomina el Gobierno a quienes revenden por internet.

La ley prohíbe la venta de productos regulados en sitios web y establece a los infractores las mismas penas que para quienes son detenidos con abundante mercancía. Funcionarios de la alcaldía de Puerto Cabello, en el céntrico estado Carabobo, detuvieron, tras fingir ser compradores, a personas que incurrieron en el delito y los castigaron con jornadas de trabajo comunitario.

El alcalde de la entidad, Rafaél Lacava, les calificó como una “plaga” que distorsiona la economía. Los “bachaqueros” revenden a veces los productos a más de 10 veces de su precio regulado.

La harina de maíz, necesaria para las típicas arepas venezolanas, valorada en 20 bolívares (0,1 dólar), se cotiza en el mercado negro hasta en 500 bolívares (2,5 dólares). Es por ello que algunos se niegan a comprar a los “especuladores”, a los que responsabilizan en parte de la escasez de algunos productos.

Con información e imágenes de Publimetro

Prevalece escasez de medicamentos en Monterrey

Jubilados del municipio regiomontano protestan por la prevalencia de escasez de medicamentos

Monterrey.- Ya comenzó un nuevo gobierno en Monterrey, pero la falta de medicamentos en la clínica municipal persiste.

Empleados y jubilados de Monterrey protestaron porque aunque ya casi pasó un mes desde que arrancó el gobierno de Adrián De la Garza, no se ha solucionado la falta de medicamentos.

La mayoría de ellos, adultos mayores, mostraron sus vales de medicamentos y aseguraron que reciben sus tratamientos a ‘cuenta gotas’.

Señalaron además que, pese a que no reciben desde hace meses sus tratamientos completos, si les rebajan puntualmente el servicio médico de sus nóminas.

El señor Felipe Moreno, uno de los afectados, dijo que le retiran mensualmente el 7% del total de su nómina, lo que equivale a casi mil 200 pesos.

Con información e imágenes de Periódico ABC

EU recurre a la importación de huevo holandés por escasez

Ante la escasez cada vez mayor de huevo debido a la extendida epidemia de gripe aviar, Estados Unidos permitirá pronto la importación de productos de huevo de Holanda para ser utilizados en panificación comercial y alimentos procesados.

Es la primera ocasión en más de una década que Estados Unidos habrá de importar huevos de una nación europea, en momentos en que los consumidores están viendo un incremento en el precio de este producto y que un supermercado con sede en Texas comenzó a limitar su compra.

Generalmente, Estados Unidos produce suficiente huevo para atender el suministro interno y exportar más de 30 millones de docenas de huevo al mes a sus socios comerciales, incluidos México y Canadá, sus mayores compradores.

Sin embargo, el virus H5N2, el cual comenzó a propagarse ampliamente por granjas del centro del país a inicios de la primavera, incluyendo Iowa, el mayor productor de huevo de la nación, ha dejado casi 47 millones de aves de corral muertas o agonizantes.

Aproximadamente 35 millones eran gallinas ponedoras que aportaban 80% de los huevos vendidos como materia prima, que son quebrados, licuados, deshidratados y congelados, para utilizarse después en la elaboración de productos procesados como mayonesa y fórmulas para panqueques, y también en panaderías a fin de hacer pasteles, galletas y otro alimentos.

Debido a que hay menos gallinas ponedoras, ha desaparecido en pocas semanas una tercera parte del suministro para compañías que compran productos derivados del huevo.

“Nuestros miembros no son capaces de obtener suficientes huevos para continuar su producción. Es una crisis inmensa para nosotros en este momento”, dijo Cory Martin, directora de relaciones gubernamentales de la Asociación de Panaderos Estadounidenses, un grupo comercial que representa panaderías de venta al por mayor incluidas las empresas fabricantes de galletas Pepperidge Farm, Krispy Kreme Doughnut Corp. y Linden’s Cookies.

Los precios de productos de huevo utilizados por fabricantes de alimento y panificadoras subieron más de 200% en el último mes, e incluso panificadoras grandes se han visto obligadas a comprar huevo y procesarlo individualmente para continuar la producción, señaló Martin.

En años recientes, sólo Canadá está certificado para vender productos de huevo líquido, deshidratado o congelado a compañías de Estados Unidos.

Sin embargo ante las dificultades que afrontan numerosos fabricantes para conseguir esa materia prima, el Servicio de Inspección y Seguridad de Alimentos (FSIS por sus siglas en inglés), perteneciente al Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el cual supervisa la importación de productos de huevo, anunció la semana pasada que Holanda fue autorizada nuevamente a efectuar exportaciones al país, lo que no sucedía desde 2002.

“Mediante un riguroso proceso de verificación por parte de FSIS al sistema de inspección gubernamental de Holanda, el FSIS ha determinado que el sistema de seguridad en alimentos de ese país continúa siendo equivalente al de Estados Unidos, lo que garantiza que el producto es seguro y saludable y está adecuadamente etiquetado”.

 

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.

Autoridades reportan escasez de vacunas contra la varicela

Al señalar que desconoce las causas, el director del Centro de Vacunación Monterrey, Sadot Zúñiga, sostuvo que en los últimos meses ha habido problemas en el abasto de la vacuna contra la varicela.

Zúñiga declaró que aunque no se han agotado las vacunas, la cantidad de abasto se ha disminuido.

“No sabemos por qué ha habido desabasto de esta vacuna  pero ha estado fuerte desde hace por lo menos un año.  La vacuna es de importación de laboratorios extranjeros. Por ahora tenemos disponibles pero ya están por acabarse de nueva cuenta”, dijo.

También mencionó que hay desabasto de la vacuna contra la fiebre amarilla.

Sin embargo, la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica, contestó vía correo electrónico que no ha tenido problemas en el abasto de estas vacunas.

Algunos usuarios reportaron que han batallado para encontrar la vacuna contra la varicela, pues acuden a las clínicas y no está disponible.

 

Con información e imágenes de ABC Noticias.