Estampida

717 muertos: ¿Qué causó la letal estampida del Hajj?

Cuerpos apilados sobre cuerpos. Unas cuantas personas aún se mueven mientras que otras parecen inertes. Los rescatistas luchan por llegar a los que aún están vivos y quitan a los muertos de en medio.

El viernes, un día después de que 717 personas murieran aplastadas durante el Hajj, en Arabia Saudita, flotaba una pregunta en el aire: ¿Qué causó la estampida caótica?

Las autoridades saudíes están tratando de descubrir qué salió tan mal esta semana en la peregrinación islámica anual a la Meca y Mina. Algunas personas que hicieron el viaje dicen que pudo haber habido varios factores.

Mucha gente, poco tiempo

Más de dos millones de musulmanes de todo el mundo se encuentran en Arabia Saudita para el Hajj, una peregrinación que todos los musulmanes que tengan la capacidad económica y física hacen en algún momento de su vida. Muchas personas ahorran durante décadas para hacer el viaje.

Esta multitud debe llevar a cabo una serie de rituales en cinco días, entre ellos la lapidación simbólica del diablo en Mina, a unos 3.5 kilómetros de la Meca.

Allí fue donde ocurrió la estampida letal del jueves 24 de septiembre por la mañana que cobró la vida de 717 personas y dejó unos 900 heridos.

El viernes, la agencia noticiosa semioficial de Irán, FARS, anunció que 131 iraníes estaban entre las víctimas. El sitio AhramOnline, a cargo del gobierno egipcio, anunció que había al menos 30 peregrinos egipcios entre las víctimas.

El jueves fue el tercer día de los cinco del Hajj.

“Hay muy poco tiempo para completar los rituales”, dijo Ethar el Katatney, una peregrina.

El periodista Khaled al Maeena mencionó que cree que los peregrinos que se apresuraban para terminar pudieron haber sido la causa principal de la estampida.

“A la gente le gusta hacer la primera lapidación por la mañana”, dijo a CNN desde Jeddah, Arabia Saudita.

En el ritual de lapidación en Mina, los peregrinos lanzan piedras contra tres muros y pilares llamados Jamarat, con lo que se revive el momento en el que el profeta Abraham apedreó al diablo para rechazar sus tentaciones.

Calor y cansancio extremos

El viaje es bastante agotador por sí solo.

Sin embargo, con temperaturas que sobrepasan los 43 grados Celsius, cualquiera que sucumba a los elementos podría derrumbarse y no recuperarse, dijo el Katatney.

“Estuve afuera un par de horas tomando fotos, registrando el evento. Con solo dos horas de estar de pie bajo el sol te mareas y te sientes increíblemente débil”, externó en Mina.

“Pero a pesar de todo, la gente seguía… con su ritual, en donde la estampida ocurrió”.

El Katatney dijo que ver la matanza era algo simplemente “horrendo”.

“Es literalmente una pila de cuerpos de personas que… empujaron, aventaron, entraron en pánico, gritaron”, dijo. “Hacía calor, alguien se cayó, otros se tropezaron y los aplastaron”.

El Katatney dice que habló con algunos de los hombres que quedaron atrapados en el caos.

“Me dijeron que si te caías, entonces no eras lo suficientemente fuerte para soportar los empujones y los empellones… si te caías, no te volverías a levantar”.

Aplastados desde distintas direcciones

El Katatney dijo que los peregrinos trataban de avanzar a empujones en direcciones opuestas: algunos iban al sitio de la lapidación y otros regresaban tras haber llevado a cabo su ritual.

“Conforme nuestro grupo comenzó a regresar por el camino 204, otro grupo, que venía del camino 206, se cruzó en nuestro camino”, dijo otro fiel, Ahmed Mohammed Amer.

“Luego empezaron los empujones fuertes. No tengo palabras para describir lo que ocurrió. Estos empujones en masa causaron la gran cantidad de muertos entre los peregrinos”.

Tras la estampida, pasaron varias horas para que los rescatistas trataran de atender a todos los que habían quedado atrapados.

“Las ambulancias, las sirenas eran abrumadoras”, cuenta el Katatney. “Podías escucharlas constantemente por horas y horas”.

En sus comentarios del jueves, el papa Francisco ofreció sus condolencias.

“Mi cercanía ante la tragedia que su pueblo ha sufrido hoy en La Meca. En este momento de oración me uno y nos unimos en la plegaria a Dios nuestro padre todopoderoso y misericordioso”.

Inexperiencia y confusión

Aunque las autoridades saudíes tienen mucha experiencia para recibir a las multitudes para el Hajj, muchos de los peregrinos hacen el viaje por primera vez y podrían no estar preparados para seguir todas las instrucciones que se dan para manejar el caos.

“Si se comete cualquier error, si un grupo da una vuelta equivocada, eso provocará un desastre”, dijo el viernes a CNN Jamal Khashoggi, de la televisora El Arab TV de Arabia Saudita. “Eso fue exactamente lo que ocurrió ayer”.

El mayor general Mansour al Turki, portavoz de seguridad del Ministerio del Interior saudí, señaló que el problema pudo haber surgido con algunos peregrinos que no siguieron las pautas establecidas, según reportes de la agencia Saudi Press.

Además, los peregrinos novatos podrían haber tratado de “ir por su cuenta o de tomar un atajo”, dijo Khashoggi.

Sin embargo, las autoridades iraníes acusaron a las autoridades saudíes de manejar mal el evento.

Una historia letal

Han muerto cientos de peregrinos durante la misma ceremonia en años anteriores. Sin embargo, el desastre del jueves ha sido el más letal en Mina desde 1990, cuando murieron 1,426 personas.

La calamidad más reciente ocurrió 13 días después de que una grúa colapsara y matara a más de 100 personas en otro de los sitios sagrados más importantes del islam, la Gran Mezquita en la Meca.

Después de que murieran 363 personas en una estampida durante el Hajj en 2006, el gobierno saudí erigió tres enormes pilares y terminó un puente de cinco pisos con un costo de 1,200 millones de dólares (unos 20,000 millones de pesos) cerca del sitio en donde los peregrinos lanzan piedras.

Sin embargo, tras la más reciente tragedia, muchas personas se preguntan qué más puede hacerse para prevenir otro desastre.

 

 

Con información e imágenes de CNN México. 

Estampida humana en templo de India deja 11 muertos y 50 heridos

Al menos 11 feligreses murieron, incluidas ocho mujeres, y unos 50 resultaron heridos este lunes durante una estampida humana fuera de un templo hindú, en el marco de un festival religioso en el este de India, informaron fuentes policiales locales.

La avalancha se produjo en el templo de Vaidyanath, en la localidad de Deoghar, en el estado de Jharkhand, cuando miles de peregrinos intentaron ingresar a la fuerza al recinto religioso que acababa de abrir sus puertas, indicó el subdirector de la policía estatal, S.N. Pradhan.

“Muchos corrieron para ser los primeros en entrar, pero en la confusión, algunos de ellos se cayeron y fueron pisoteados”, dijo Pradhan.

Alrededor de 150 mil personas se habían congregado en el templo para celebrar el festival Shravani, con un mes de duración, en el que se ofrece agua del río sagrado Ganges al dios hindú Shiva.

En su cuenta de Twitter, el primer ministro indio, Narendra Modi, expresó sus condolencias a familiares de las víctimas y deseó una pronta recuperación a los heridos.

El gobierno del oriental estado de Jharkhand, por su parte, anunció que indemnizará a las familias de los fallecidos con 200 mil rupias (unos tres mil 100 dólares), según la agencia Press Trust of India (PTI).

Las estampidas humanas son frecuentes durante las festividades religiosas en India, en las que se reúnen grandes multitudes en áreas pequeñas con pocas medidas de seguridad.

Apenas en julio pasado, 27 personas fallecieron luego que miles de peregrinos que participaban en un festival religioso hindú provocaron una estampida masiva a las orillas de un río en la provincia de Andhra Pradesh, en el sur del país.

En octubre de 2013, una estampida en Madhya Pradesh, en el centro del país, se cobró la vida de 110 personas, en su mayoría mujeres y niños.

 

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa. 

Estampida durante acto caritativo en Bangladesh; 23 muertos

Al menos 23 personas murieron y 24 resultaron heridas en una estampida ocurrida este viernes durante una distribución caritativa de ropa organizada por un empresario en el norte de Bangladesh, informaron fuentes oficiales.

La avalancha humana se produjo en torno a las 05.00 hora local (23.00 GMT del jueves) en la residencia del propietario de una fábrica de tabaco de mascar en la localidad de Mymensingh, a unos 132 kilómetros al norte de Dacca, de acuerdo con las fuentes.

En torno a un millar de personas se habían congregado después del “sehri”, almuerzo previo al ayuno durante el mes sagrado islámico del Ramadán, para recoger bienes en una distribución de “zakat”, caridad a la que están obligados todos los musulmanes con capacidad de hacer donaciones.

“El último recuento de fallecidos es 23 y cuatro personas continúan ingresadas en el hospital”, dijo Mohamed Qamrul Islam, oficial de policía responsable del barrio de Kotwali, donde ocurrió la desgracia.

Otras 20 personas han recibido primeros auxilios, según las fuerzas del orden, que han practicado ocho detenciones, entre ellas la del propietario de la fábrica, Shamin Talukder.

“No hay problema con el propietario, es un mero trámite para investigar lo sucedido. Shamin es un rico de la localidad que cada año por Ramadán hace distribución de bienes”, matizó Islam.

Según el superintedente de la policía de Mymensingh, Moinul Haq, “la calle era muy estrecha y la puerta de acceso a la casa del empresario estaba algo bloqueada”.

“La gente se abalanzó hacia el lugar y así ocurrió la tragedia”, aseguró Haq.

Las avalanchas humanas son habituales en el Sur de Asia, donde las concentraciones masivas de gente son frecuentes, especialmente durante la celebración de festivales religiosos.

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.