Instituto Nacional de Migración

Deportan a hondureños de caravana migrante

 

Al menos 250 migrantes de la caravana migrante fueron trasladados a bordo de un avión de la Guardia Nacional. Se realizaron dos vuelos.

 

Los primeros 110 llegaron, esta mañana, al aeropuerto internacional de San Pedro Sula, y horas después arribó otro grupo de 140 personas.

 

Las autoridades hondureñas también esperan la llegada de al menos 12 autobuses que trasladan a 441 migrantes procedentes de las localidades mexicanas de Acayucan, Tapachula y Ciudad de México, con lo que sumarían 681 los deportados este martes.

 

Se dijo que el retorno se realizó en acuerdo con autoridades del gobierno de Honduras, con estricto apego al respeto a los derechos humanos y cumpliendo con las normas y procedimientos migratorios vigentes.

 

Fuente: Agencias

Redacción: Fernanda Escobar

La odisea de 109 migrantes africanos se frena en Honduras

A la ruta centroamericana hacia el norte se suman cada vez más africanos, que desembarcan en Brasil.

La voluntad de emigrar no conoce límites kilométricos. Llegados de Malí, República Democrática del Congo, Senegal y Burkina Faso, 109 africanos esperan desde el martes en Honduras a que les den permiso para seguir su odisea transoceánica hasta Estados Unidos. Fueron interceptados caminando sin visa por la frontera con Nicaragua, meses después de salir de África en barco.

“Tuvimos que dormir en el campo, tomar agua estancada de la que tomaban los caballos y las vacas, aguantar calor y frío. Ha sido un viaje cansado, pero estamos agradecidos de haber llegado a Honduras”, dijo el congoleño Olfrondon Javiero al periódico El Heraldo. De uno de los países que más sangre ha vertido desde la II Guerra Mundial, hasta el infierno de Centroamérica, en plena epidemia de homicidios.

Son 100 adultos y nueve niños. No se sabe cuántos salieron juntos de África o cómo se fueron agrupando en su recorrido. Algunos dijeron que habían partido cinco meses atrás. La emigración de africanos hacia Estados Unidos a través de América Latina ha ido creciendo en la última década como alternativa a las rutas a Europa, cada vez más taponadas. Por lo general suelen viajar en barco a Brasil, una travesía que dura dos semanas, y desde allí poner rumbo hacia el norte en autobús, hacia los Andes (Perú, Ecuador, Colombia) para llegar a Panamá selva a través o por mar como polizones, según explicó uno de los emigrantes de este grupo, que embarcó en Venezuela.

Los 109 africanos fueron localizados al salirse del monte hacia la carretera para evitar a los mosquitos, de acuerdo con el relato recogido por el diario hondureño. Antes habían estado semanas detenidos en Costa Rica porque Nicaragua no les daba acceso, hasta que se decidieron a atravesarla a escondidas. Pasar por Centroamérica se ha complicado desde que en 2015 un aluvión de cubanos causó un embudo migratorio y los países de tránsito, primero Nicaragua, luego Costa Rica, después Panamá, apretaron la vigilancia en dominó.

Las autoridades hondureñas meditan entregarles un salvoconducto para que salgan del país en menos de 72 horas. A partir de ahí podrán seguir su camino por Guatemala hacia México. Según el Instituto Nacional de Migración mexicano el flujo de emigrantes africanos por su territorio se ha disparado de 543 detenidos en 2013 a 2.045 en 2015, la mayoría de Somalia, asolada por el conflicto, la sequía y el hambre.

Para saltarse el océano Atlántico, miles de kilómetros e infinidad de peligros, especialmente en el violento tramo centroamericano-mexicano, infestado de mafias depredadoras, los africanos pagan sumas que van de los 5.000 a los 10.000 dólares a redes de tráfico de migrantes, un peligro en sí mismas. Dado el coste, los protagonistas de estas odiseas intercontinentales no suelen ser africanos muy pobres sino con recursos suficientes para afrontar el viaje, profesionales con formación en sus países y a menudo con familia asentada en Estados Unidos

Con información e imágenes de El País

México y UE buscan fortalecer protección niños migrantes

Funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) se reunieron con representantes de la Unión Europea a fin de fortalecer los mecanismo de protección para niños y adolescentes migrantes.

Funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) se reunieron con representantes de países y organismos internacionales para fortalecer los mecanismos de protección de las Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes no Acompañados.

Durante el encuentro, en el que participaron 72 funcionarios de alto nivel provenientes de la Unión Europea (UE), El Salvador, Guatemala, Honduras y Estados Unidos, así como de organismos internacionales, se analizaron problemas comunes para establecer soluciones compartidas. El “Taller Regional de Asistencia y Protección a Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes no Acompañados” tiene como objetivo alimentar programas establecidos para ese grupo vulnerable.

Al inaugurar la reunión el comisionado del instituto, Ardelio Vargas Fosado, agradeció a nombre del gobierno mexicano la asistencia de los representantes de los diferentes países y confirmó el interés de que se busquen mejores beneficios concretos para los migrantes. Aseguró que es de alta relevancia el encuentro de los países asistentes para impulsar mecanismos eficaces que ayuden a los menores no acompañados que migran principalmente de países centroamericanos, no sólo por la violencia, sino para encontrar a sus familiares.

En el taller estuvieron además representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y de Organismos No Gubernamentales. En su intervención Vargas Fosado llamó a buscar soluciones desde el punto de vista integral con una total participación de los países centroamericanos, de donde proviene 92 por ciento del flujo migratorio.

Indicó que México tiene presente el compromiso de realizar proyectos con una atención más humanitaria e integral a los menores que transitan en la gran masa de movilidad humana y deben pasar de forma necesaria por México para llegar a Estados Unidos. Expuso que si bien ese fenómeno se ha incrementado por diversos factores que van mucho más allá de los gobiernos, es necesario que cada uno de los países se responsabilice del tramo que les toca.

“Así, seguramente vamos a avanzar y si cada quien tenemos la conciencia de lo que está sucediendo, tenemos que ayudar y tenemos que salir adelante”, subrayó el funcionario.

Explicó que ésta es la tercera etapa de un importante proyecto en aras de seguir avanzando en el fortalecimiento y la atención en la asistencia de un grupo vulnerable, como los menores migrantes. En ese sentido recordó que desde 2015 se dieron los primeros acercamientos entre el instituto y el Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas Migratorias, para establecer un programa de cooperación internacional entre ambas.

Además, agregó, se consolidó el programa de cooperación internacional “Atención a menores migrantes no acompañados”, financiado por la UE a través del Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas Migratorias. A su vez el jefe de la Sección de Cooperación de la Delegación Europea, Juan Garay, enfatizó que México y la UE están más cerca que nunca y en esa nueva relación es de vital importancia la atención de niñas, niños y adolescentes menores migrantes no acompañados.

Dijo que se sumarán esfuerzos en un problema común para fortalecer los actuales mecanismos y abonar soluciones compartidas entre los diversos actores internacionales involucrados.

Entre los temas que se tratarán en el encuentro destacan los de Sistema de Protección Infantil en los Países de Origen y Destino, Buenas Prácticas Regionales y Protocolo de Atención Consular para Niñas, Niños y Adolescentes, Migrantes no Acompañados. El taller se lleva a cabo del 30 de mayo al 1 de junio y busca obtener aportaciones para incorporarlas en un “Manual de Buenas Prácticas para la Asistencia y Protección de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes No Acompañados”.

Con información e imágenes de Publimetro