Ramadán

Un suicida hace estallar una bomba cerca de la Mezquita del Profeta, en Medina

Una ola de ataques suicidas golpea tres ciudades saudíes y dejan al menos cuatro muertos.

Tres atentados suicidas han sembrado este lunes el terror en Arabia Saudí tras una semana en la que el Estado Islámico ha sido acusado de atacar el principal aeropuerto de Estambul, un café frecuentado por extranjeros en la capital de Bangladés y de causar una matanza sin precedentes en un barrio chií de Bagdad. Los ataques golpearon en Yedá, cerca del consulado de EE UU; en la ciudad oriental de Qatif y en Medina, cerca de la mezquita del Profeta.

El último de los ataques registrados en territorio saudí y el único con víctimas mortales, además de los suicidas, se produjo cerca de la mezquita del Profeta, en la ciudad Medina, considerado el segundo lugar más sagrado del islam por albergar la tumba de Mahoma y sus dos sucesores inmediatos al frente del islam. El atentado, en el que murieron al menos cuatro miembros de las fuerzas de seguridad, coincidió con los preparativos del último día del ayuno del Ramadán. Las imágenes mostradas por la televisión panárabe Al Arabiya y la redes sociales reflejaban una gran confusión en el lugar del ataque y hacían temer que aumentara el número de fallecidos.

Las otras dos acciones suicidas golpearon intereses estadounidenses, al hacer estallar un coche bomba cerca del Consulado de Estados Unidos en la gran ciudad occidental de Yedá, en la costa del mar Rojo, y a la comunidad musulmana chií, minoritaria entre los saudíes, con el estallido de otra bomba junto a una mezquita de la ciudad oriental Qatif, en la zona del golfo Pérsico.

Todavía no ha sido reivindicada ni atribuida la autoría de los tres ataques en Arabia Saudí, que parecen haberse producido de forma coordinada en la víspera de la gran celebración islámica del Eid el Fitr, que marca el final del mes de ayuno. La acción contra la legación diplomática norteamericana en Yedá, es un de las primeras contra intereses occidentales en los últimos meses, causó al menos dos heridos. Fuentes consultadas por Reuters en Qatif aseguraron que tampoco se habían registrado víctimas mortales en ese ataque terrorista.

Mapa de localización de los tres atentados en Arabia Saudí

El Estado Islámico se ha atribuido varios ataques en territorio saudí desde 2014, en su mayoría dirigidos contra la comunidad chií y las fuerzas de seguridad.

El último gran atentado en Arabia Saudí se produjo el 7 de agosto del año pasado,cuando un suicuda hizo estalla la carga explosiva que transportaba en una mezquita de la ciudad de Abha, capital de la provincia de Asir, en el suroeste del país. La explosión mató a 12 miembros de las fuerzas de seguridad, a las que estaba adscrito el templo, y a tres trabajadores del complejo policial de Abha.

Arabia Saudí es miembro de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que bombardea posiciones del ISIS en Siria e Irak. El reino ya fue blanco de varios atentados yihadistas a partir de mediados de la década de los noventa. En mayo de 2003, una serie de explosiones de coches bomba sacudieron un complejo residencial en Riad, donde vivían extranjeros árabes y occidentales, lo que casó una veintena de muertos y dos centenares de heridos.

Con información e imágenes de El País

 

Estado Islámico crucifica a 17 personas por no cumplir el Ramadán

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha crucificado a 17 personas entre ayer y hoy en la provincia de Deir al Zur, en el noreste de Siria, por no cumplir el ayuno del mes sagrado musulmán del Ramadán, informó este martes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG, que citó a activistas en la zona, precisó que once trabajadores fueron crucificados hoy en la verja de un cuartel de la “hisba”, cuerpo parapolicial del EI, en la ciudad de Al Mayadín, uno de los bastiones de los yihadistas en el este de Deir al Zur.

Los radicales colgaron del cuello de sus víctimas carteles con el mensaje “crucifixión durante un día y 70 latigazos por romper el ayuno del Ramadán”, y permitieron a varios menores de edad que se habían congregado en el lugar burlarse de ellos.

Además, un joven recibió el mismo castigo por el mismo cargo en un monte próximo a la población de Basira, también en Deir al Zur, donde fue crucificado dentro de una jaula de hierro desde después del mediodía hasta el atardecer.

Anteriormente, el director del Observatorio, Rami Abderrahman, había apuntado a Efe que cinco personas sufrieron “penas” parecidas ayer por no haber cumplido el ayuno del Ramadán en Al Mayadín, donde fueron colgadas de la verja de la base de la “hisba”.

Abderrahman recordó que en los últimos días el EI ha llevado a cabo, además, decapitaciones en la provincia de Deir al Zur, donde ha degollado por primera vez a mujeres.

El lunes, la ONG reveló que los yihadistas habían decapitado a una siria y a su marido acusados de “brujería”.

El matrimonio fue degollado con una espada en la calle Takaia, en uno de los barrios controlados por el EI en la ciudad de Deir al Zur, capital provincial.

El domingo, otra pareja fue asesinada de forma similar por el mismo cargo en Al Mayadín.

Según datos del Observatorio difundidos ayer, al menos 3.027 personas han sido asesinadas por los radicales en Siria desde que proclamaron un califato en este país y en Irak hace un año.

De ellos, al menos 1.787 eran civiles, de los que 74 eran menores; 216 eran rebeldes o milicianos kurdos que han luchado contra el EI; 881, soldados o combatientes leales al Gobierno de Damasco, y 143, miembros del grupo radical que intentaron escapar a Turquía o fueron acusados de espiar para otros estados.

 

ESTADO ISLÁMICO DECAPITA A MUJERES CIVILES POR PRIMERA VEZ EN SIRIA

Por su parte, un grupo que supervisa la guerra en Siria señaló este martes que el Estado Islámico decapitó a dos mujeres en ese país y que es la primera vez que ejecuta a mujeres civiles de esta manera.

Las decapitaciones se produjeron esta semana en la provincia oriental de Deir al Zur dijo Rami Abdulrahman, jefe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que sigue de cerca el conflicto usando fuentes en terreno.

Una de las mujeres fue degollada junto a su marido en la ciudad de Deir al Zur. En la ciudad de al-Mayadeen en el sudeste, el grupo decapitó a otra mujer y su marido. Todos fueron acusados de hechicería, dijo el grupo.

El Estado Islámico ha degollado a hombres sirios y extranjeros en Siria, incluyendo combatientes enemigos, trabajadores de ayuda humanitaria y periodistas así como a personas que considera que han violado su radical interpretación de la ley islámica.

Previamente varias prisioneras del grupo habían sido apedreadas hasta morir luego de ser acusadas de adulterio y otras ofensas. Esta es la primera vez que se reporta la decapitación de mujeres civiles.

Activistas dijeron que el Estado Islámico utiliza esos castigos públicos en áreas donde tiene presencia para controlar a la población local mediante la coacción y el temor.

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.