Vejez

Niño de cuatro años tiene apariencia envejecida

El verdadero Benjamin Button vive en Bangladesh, donde es conocido por su condición senil a pesar de su corta edad

Bayezid Hossain vive en Magumar, al sur de Bangladesh, su condición no tiene nombre ni cura pero sin duda refleja la historia de  ‘El curioso caso de Benjamin Button’, película hollywoodense que protagonizó Brad Pitt.

Hossain aparenta tener 80 años de edad, tiene los padecimientos que cualquier anciano pero su verdadera edad es de 4 años,.

Él vive con su madre que además realiza la tarea de maestra pues en ningún colegio lo quisieron aceptar ya que podría asustar a los niños.

La familia ha visto varios médicos pero ninguno puede darle explicación alguna a su condición, además nunca han recibido apoyo del gobierno.

Los médicos de la región han comentado que probablemente se puede definir esta enfermedad como Progeria, que es envejecimiento prematuro.

A este ritmo de envejecimiento, el niño solo viviría hasta los 15 años.

‘Él no se parece a ningún otro chico. Es como un hombre viejo. Como mamá primeriza me duele ver a mi hijo así, y me da miedo tener otros hijos a futuro. Su crecimiento es completamente anormal, pero mentalmente es más avanzado, puedes hablar con él, y es muy intuitivo para su edad’, Tripti mamá del menor.

 

Con información e imágenes de Periódico ABC 

Como me ves, te verás

No hay persona que haya hecho su vida sin la ayuda de los que hoy son personas mayores, y sin embargo, la mayoría de las personas mayores reciben ofensas, burlas, son ignorados o abandonados.

La población mundial de las personas de 60 años o más será más del doble, de 542 millones en 1995 a alrededor de 1.200 millones en 2025. Se estima que entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido alguna forma de abuso y maltrato.

Es un deber promover el envejecimiento de manera digna, puesto que la vejez y la discapacidad comparten diversos elementos en común.

Un adulto mayor que es víctima de abuso y maltrato tiene una mayor prevalencia de presentar depresión, síndrome de estrés postraumático, pánico, crisis de ansiedad, trastornos por somatización, fobias, además pueden experimentar un sentimiento de aislamiento. De igual manera, en este grupo de la población se incrementa la tendencia a que padezcan alguna discapacidad debido principalmente al desgaste natural del cuerpo. Según cifras del INEGI la discapacidad motriz es la más frecuente en la población de entre 60 a 79 años.

Recuerda que algún día llegarás a ser persona mayor, trátalos como te gustaría que te trataran a ti.

Nada mejor que vivir la vejez con:

  • Amor, rodeado de tus seres más queridos.
  • Tomado en cuenta, aunque repitan las cosas, o se les hayan olvidado recuerdos, aunque tiren algo o tropiecen. Merecen ser tomados en cuenta.
  • Incorpóralos a las actividades familiares. Ellos tienen aún mucho que aportar a la familia, con ejemplos, recuerdos, chistes, y anécdotas. Toma en cuenta sus opiniones y sugerencias.
  • Reconoce sus esfuerzos por hacer lo que ya que les cuesta trabajo o no pueden realizar bien.
  • Llévalos a pasear, no importa que sea en sillas de ruedas, merecen ver lo que hay a su alrededor.
  • No les quites sus ahorros, ellos les dan seguridad y se sienten mejor cuando saben que no son “una carga” para sus familiares.
  • Si los llevas a una casa de reposo, que sea porque tú trabajas y no puedes atenderlos como se merecen, no porque quieres deshacerte de ellos. Visítalos seguido y no los abandones.
  • Nunca les pegues o grites, ellos no se pueden defender y es muy cobarde hacerles algo así.
  • Llévalos al médico y atiende sus necesidades de salud.
  • Permite que coman con la familia, aunque hagan ruidos o tiren un vaso con agua, ayúdales a partir y llevar a la boca sus alimentos.
  • Cuando estén enfermos, aliéntalos, ponles música, platícales lo que hiciste, sentirse tomados en cuenta les ayudará a pasar mejor sus momentos más difíciles.
  • Escucha lo que quieran platicarte, aunque lo repita varias veces, asómbrate de lo que dicen. Sus conocimientos y experiencia fueron y serán maravillosos siempre. Recuerda que los años llevan a la disminución de muchas habilidades, el caminar se entorpece, la vista y el oído disminuyen, la mente olvida, la piel se arruga, pero el corazón sigue necesitando amor y todo lo demás cuidados. Tener paciencia es un acto de amor.

Con información e imágenes de La Crónica de Hoy

¿Cómo acercar la tecnología a los de tercera edad?

Para acercar la tecnología a la tercera edad conviene seguir una serie de pautas, con el fin de facilitar el aprendizaje y salvar las barreras. Aquí encontrarás algunas.

La brecha digital es un concepto que ya suena gastado, pero no por ello deja de estar vigente. Hay ciertos colectivos que encuentran dificultades intrínsecas en la utilización de la tecnología. Uno de ellos es el de las personas de la tercera edad. Sin embargo, hay formas de facilitar el acceso a las nuevas tecnologías, como los smartphones o sencillamente Internet, a las personas de la tercera edad.

Y es que no siempre es fácil acercar la tecnología a la tercera edad. Hoy en día una parte importante de la población ha crecido con el uso de los ordenadores y, después, ha visto el nacimiento de los móviles, por no hablar de los nativos digitales. En cualquier caso las personas mayores a veces quedan en un segundo plano en la adopción de las nuevas tecnologías. Aquí van unos consejos para que las utilicen.

Algunas claves para el aprendizaje

Uno de los primeros requisitos para acercar la tecnología a las personas de la tercera edad es que vean utilidad en ella. Si conectarse desde su smartphone les sirve para estar comunicados con familiares y amigos o para informarse sobre el tiempo y las noticias es más sencillo que encuentren interés en aprender. Más que si para ellos Internet en el móvil se convierte en sinónimo de tener perfiles de redes sociales que en principio les resultan ajenos.

Otro de los consejos más básicos es empezar con algo sencillo y manejable. Por mucha utilidad que tengan algunos servicios y dispositivos, tal vez haya que dejarlos más adelante si su funcionamiento es más complejo que otros con los que es más fácil iniciarse.

Acercar la tecnología a la tercera edad pasa, como con todo el mundo, por moverse en ámbitos que despierten interés. Para motivar a cualquier persona a hacer algo es necesario encontrar temáticas que le gusten. Será fácil convencer a alguien que le gusta estar enterado de los resultados de fútbol para que use su smartphone si descubre que con tocar un par de veces la pantalla aparecen.

Tan importante para la motivación es despertar el interés como constatar los progresos propios. Ir poco a poco, con paciencia, y poniendo de relieve los éxitos conseguidos anima a los alumnos a no desesperarse y abandonar la práctica.

Facilitar las cosas

En lo que se refiere a las cuestiones que tienen que ver con ciertas limitaciones físicas, uno de los problemas que suele haber es la falta de visión. Para compensar esto se puede aumentar el tamaño del texto en las aplicaciones, tanto si hablamos de un smartphone como de un ordenador. Subir el nivel de brillo de la pantalla es otra de las cosas que se pueden hacer para que el contenido se despliegue de forma más clara.

Con un smartphone se puede buscar un ‘launcher’ para que agrande los iconos. Uno de los más conocidos en Android es Wiser, que tiende una capa sobre el sistema operativo para que sea más sencillo ver las aplicaciones o marcar los números.

No olvidar la seguridad

Concienciar sobre seguridad informática es uno de los aspectos básicos que se debe tener en cuenta. Resulta necesario enseñar a las personas mayores a que no caigan en estafas por pinchar en enlaces sospechosos que les llegan al correo o a través de redes sociales ni por descargar archivos dudosos. Y las contraseñas, por supuesto, que sean seguras y no repetidas.

Con información e imágenes de Verne

¿Por qué los enfermos de alzhéimer dejan de reconocer a sus familiares?

Un estudio de la Universidad de Montreal muestra que este síntoma aparece en la fase temprana de la enfermedad

Todo comienza con olvidar dónde están las llaves o quién llamó al teléfono. Después, la orientación y los recuerdos se ven afectados, para terminar con la dependencia total de otra persona para realizar actividades comunes, como comer o asearse. El alzhéimer es una alteración neurodegenerativa generalmente conocida por los problemas asociados a la pérdida de memoria a corto y largo plazo. Las personas que la sufren no son capaces de recordar ninguna de sus experiencias a lo largo de su vida y dejan de reconocer a sus seres queridos, lo que dificulta las relaciones con sus familiares.

Un estudio reciente ha demostrado que la pérdida de memoria y la capacidad de percepción visual de las caras no solo se manifiestan en la fase severa de la enfermedad, sino que ya se observan algunos síntomas en su etapa temprana. Esto explicaría por qué estas personas dejan de reconocer a sus hijos, parejas o amigos. En esta investigación de la Universidad de Montreal, Canadá, se comparan los resultados de 25 afectados y los de 23 ancianos sin ningún tipo de problema neuronal. Los participantes fueron sometidos al Test de Reconocimiento Facial de Benton (BFRT, por sus siglas en inglés), unas pruebas utilizadas por neurólogos y neuropsicólogos para determinar las habilidades de reconocimiento facial. El procedimiento es simple: se presentan una serie de rostros y objetos comunes, en este caso, coches en diferentes posiciones y el sujeto debe señalar qué imágenes son iguales.

Los resultados revelaron que las personas con alzhéimer procesan de forma menos eficaz las caras en posición normal que los rostros invertidos y los coches. “El reconocimiento de rostros invertidos depende de técnicas de estrategia local (observar los ojos, la nariz y la boca de forma individual), mientras que nosotros pensamos que cuando procesamos caras en posición normal, las múltiples partes de un rostro se perciben integradas, como representaciones holísticas de las caras y es en este último punto donde se ha encontrado menos eficiencia en personas con alzhéimer”, afirma el investigador principal del proyecto Sven Joubert.

Una posible explicación que ofrece el estudio para las dificultades que presentan los enfermos es que existen regiones específicamente asociadas con la percepción facial que pueden verse afectadas durante el curso de la enfermedad. Varios análisis del volumen de materia gris del cerebro han detectado que las personas que sufren alzhéimer suelen tener atrofia del giro fusiforme derecho, encargado de identificar a personas conocidas.

Una enfermedad irreversible

“Tenemos la concepción de que la visión se hace únicamente con los ojos, con lo que se ve, pero esto no es verdad. El cerebro interpreta la información que ven los ojos”, afirma Teresa Moreno, directora de Ediciones de la Sociedad Española de Neurología. Explica que el alzhéimer es una degeneración neuronal progresiva, que va afectando a diferentes funciones de forma gradual.

Los síntomas de la enfermedad pueden variar dependiendo de las zonas del cerebro que estén perjudicadas. “Una persona puede reconocer la cara de sus familiares pero no sus voces, o puede no reconocer la voz pero sí su forma de hablar”, cuenta Moreno. Esto se debe a que las conexiones neuronales que relacionan unas regiones del cerebro con otras se encuentran dañadas. “La visión es muy compleja, los ojos pueden funcionar correctamente pero si las conexiones neuronales no funcionan bien, la percepción del mundo exterior se distorsiona”, dice la neuróloga.

A pesar de que todavía no existe tratamiento o medicación para acabar con el alzhéimer, Teresa Moreno defiende los ejercicios de rehabilitación cognitiva, que tiene como finalidad ralentizar los efectos de la enfermedad. Además, recomienda estimular varias partes del cerebro con actividades simples como hablar mucho con los enfermos, tratarles de forma cariñosa o, incluso, escuchar música con ellos.

Con información de El País